Está aquí: InicioMostrando artículos por etiqueta: alimentación sana

¿A qué acudimos al nutricionista?. Un estudio ha corroborado que sólo un 24% de las personas que acuden a la consulta de un nutricionista lo hace por motivos de salud. El resto lo hace por motivos estéticos, es decir por adelgazar o mejorar la figura.

Según un estudio realizado por Nutrición Center, empresa líder en asesoramiento nutricional  la estética es el principal motivo de hombres y mujeres a la hora de acudir a un nutricionista. Un 68% de las personas que lo hacen, tienen este objetivo.

Más mujeres que hombres
El perfil de la persona que acude al nutricionista es una mujer de entre 30 y 59 años que quiere mejorar su cuerpo: perder barriga, recuperar la talla, reducir la celulitis o reafirmar la piel, pero cada vez son más los hombres que también quieren mejorar su imagen.

La salud es la segunda razón para adelgazar tanto para hombres como para mujeres. Solamente el 24,5 % de las consultas nutricionales son por este motivo. Un 30% de los hombres que se ponen en manos de un profesional quiere cuidar su alimentación por problemas de anemia, hipertensión, diabetes o colesterol, entre otras afecciones. Un porcentaje algo mayor que el de las mujeres, de las que solo el 23% dice visitar al nutricionista por cuestiones sanitarias.

Llevar una correcta alimentación es otro de los propósitos de aquellos que se ponen en manos de un profesional, pero muy por debajo de las dos principales razones. Esta meta preocupa en mayor medida a mujeres que a hombres.

Mediciones y una dieta personalizada
Indistintamente de cuál sea el motivo de la visita para cumplir el objetivo es importante que los nutricionistas sigan un protocolo de actuación que permita llevar un estricto control de cada uno de los pacientes. Para ello, el profesional debe tomar medidas de peso, realizar un estudio del índice de masa corporal y del de grasa corporal total y abdominal, que serán repetidos cada cierto tiempo para ver cómo evoluciona cada uno y conocer cómo responde ante los diferentes alimentos.

Desde la primera consulta, el trabajo del especialista en nutrición irá acompañado por el tensiómetro, el monitor de grasa corporal, el analizador corporal y el escáner integrado en la propia báscula. Unas herramientas que permiten al nutricionista realizar un seguimiento exhaustivo con el que elaborar un tratamiento eficaz y específico para cada paciente. Es decir, una dieta diferente y personalizada para cada uno de ellos. Además, el cliente aprenderá cuáles son los alimentos más adecuados para su dieta y podrá cuidar su salud, incluso una vez alcanzado el peso ideal.

Test de alergias alimentarias

ALCAT Test es un análisis de sangre en el cual se reproduce en el laboratorio la respuesta de nuestras células sanguíneas frente a 150 alimentos distintos (los más habituales de nuestra dieta), colorantes y conservantes de uso más común en alimentación.
Las células sanguíneas humanas son susceptibles de reaccionar frente a ciertos alimentos. En estos casos se habla de intolerancia alimentaria. Al reaccionar frente a un alimento, las células sanguíneas liberan sustancias nocivas, agresivas para nuestro organismo.
El ALCAT Test estudia el comportamiento específico de nuestras propias células frente a cada alimento, definiendo así nuestro carnet de identidad alimentario. Usted se beneficiará informándose sobre cuáles alimentos son los que su organismo metaboliza en forma adecuada y cuáles son los que debería evitar por ser los causantes de reacciones celulares originando una variedad de síntomas específicos y un mal funcionamiento metabólico.

Dietista

Un dietista-nutricionista es el profesional sanitario con título universitario , experto en alimentación, nutrición y dietética. Que se encarga principalmente del tratamiento nutricional de enfermedades, como por ejemplo diabetes, malnutrición, insuficiencia renal, enfermedad de crohn, del tratamiento con nutrición artificial enteral y parenteral en hospitales, prevención de patologías mediante la alimentación, participar en el tratamiento del paciente oncológico etc., además de adecuar la alimentación de cada persona a cualquier situación fisiológica, como embarazo, lactancia, ejercicio físico, etc. y otras muchas tareas, como intervenir en la gestión de control de calidad y seguridad alimentaria, el diseño y planificación de menús adaptados a patologías en hospitales o residencias de ancianos o en la intervención y desarrollo de actividades y políticas relacionadas con la salud pública.

No debe confundirse a estos profesionales con otros de la rama, como los técnicos de FP en dietética y nutrición.

Clinica Resel