Está aquí: InicioServicios MedicosConsulta PsicológicaPsicología Niños

Psicología Niños

La niñez puede presentar problemas que parezcan poco importantes, pero no todos los niños son capaces de manejar las situaciones y estímulos de la misma manera, lo que les lleva a sufrir en silencio o a mantener ciertos comportamientos que ni los propios padres comprenden. La ayuda del psicólogo puede ser importante para identificar, comprender y reconducir estos síntomas desde la niñez.

Depresión

La depresión se define como una enfermedad cuando la condición depresiva persiste e interfiere con la habilidad de funcionar del niño. Es moderadamente frecuente, ya que aproximadamente el 5% de los niños y adolescentes de la población general padece depresión en algún momento. En particular, los niños que viven con mucha tensión, que han experimentado una pérdida o que tienen desórdenes en la atención de sus necesidades, del aprendizaje o de la conducta, o incluso priman las causas familiares y sociales, corren mayor riesgo de sufrir depresión.

El comportamiento de los niños deprimidos es diferente al de los adultos con depresión. Por ejemplo, un niño que a menudo jugaba con sus amigos, empieza a pasar la mayor parte del tiempo solo y pierde el interés por todo. No consigue disfrutar de las cosas que antes le satisfacían. Por ello, cuando se portan mal en casa y en la escuela, pueden estar sufriendo depresión sin que nadie se dé cuenta de ello. Los padres y los profesores no se dan cuenta de que la mala conducta es un síntoma de depresión porque estos niños no siempre dan la impresión de estar tristes.

¿CUÁNDO ACUDIR A UN PSICÓLOGO? TU HIJO…

Presenta tristeza todos los días o llora con facilidad

No quiere o le cuesta mucho levantarse

Se pone enfermo ante un acontecimiento importante (examen, comida familiar, cumpleaños de amigos…), o lo evita por todos los medios

No tiene ganas o le cuesta mucho jugar con otros niños. En el recreo del colegio esta solo y se dedica a dar vueltas o a estar sentado

Le preocupa la muerte, dice que querría estar muerto o habla del suicidio

 

Problemas Escolares

Los datos de diferentes estudios revelan que España presenta un índice superior de fracaso escolar en comparación con el resto de la media europea. El 31% de los alumnos españoles abandonan la escolarización antes de los 16 años, y los datos apuntan a que este porcentaje va en aumento. Si comparamos chicos y chicas, estas últimas presentan un porcentaje menor (29%) de abandono de la escuela, frente a los chicos (41%), referido a cualquier nivel educativo. Las causas son múltiples: existen factores que pertenecen al propio niño y otros que provienen del sistema educativo, de la familia y del entorno.

Es importante tener en cuenta, que la salud del niño es un factor relacionado con el aprendizaje. Una salud deficiente puede ser la base de dificultades en el rendimiento académico, por ello es conveniente que sea valorado por un especialista. Problemas nutricionales y alteraciones endocrinas, alteraciones visuales y auditivas pueden estar entorpeciendo el aprendizaje escolar.

¿CUÁNDO ACUDIR A UN PSICÓLOGO? TU HIJO…

  • Le cuesta mucho ponerse a estudiar
  • Se niega a realizar los deberes, convirtiéndolo en una lucha de poder
  • No organiza ni planifica adecuadamente el tiempo de estudio
  • No obtiene un buen rendimiento al preparar los deberes y éxamenes

Dificultades Aprendizaje:

Una de las causas más comunes de los fracasos académicos son los trastornos del aprendizaje, afectando aproximadamente al 15% de la población escolar. Un niño con un trastorno del aprendizaje es por lo general inteligente, quien inicialmente trata de seguir las instrucciones, de concentrarse y de tener un buen comportamiento. Sin embargo, no domina las tareas escolares y comienza a retrasarse, provocando dificultad en permanecer quieto o prestar atención.

Si se trata de una deficiencia o dificultad en áreas que afecta al aprendizaje, no se arregla con presionar al niño y obligarle a que trabaje el doble porque parece que lo requiera. Se estima que los problemas específicos de aprendizaje son causados por una dificultad del sistema nervioso que afecta la captación, elaboración o comunicación de información.

Los trastornos principales son de lecto-escritura y de abstracción-razonamiento:

¿CUÁNDO ACUDIR AL PSICÓLOGO POR TRASTORNOS DE LECTO-ESCRITURA? TU HIJO…

Es como si se le olvidaran las letras

No recuerda los sonidos

Confunde algunas letras

Presenta confusión entre las letras p-q-d-b-m-n

Cuando escribe, no separa bien las palabras

No entiende lo que lee

No sigue el ritmo de la clase

¿CUÁNDO ACUDIR AL PSICÓLOGO POR PROBLEMAS DE ABSTRACCIÓN O RAZONAMIENTO? TU HIJO…

  • Presenta dificultades para detectar la idea principal
  • Le cuesta extraer información importante: síntesis, resúmenes, matemáticas…
  • No sigue una secuencia lógica
  • Apenas comprende conceptos amplios (como solidaridad, respeto, paz) o juegos de palabras
  • No consigue generalizar su aprendizaje a situaciones nuevas

 

 

Deficit de Atencion:

El TDAH (trastorno por déficit de atención e hiperactividad) es un problema de seria importancia debido a su repercusión en el ámbito escolar, social y familiar. En concreto afecta a la capacidad del niño para controlar su nivel de actividad (hiperactividad), frenar sus pensamientos y comportamientos (impulsividad), prestar atención a las acciones que realizan (inatención).

¿CUÁNDO ACUDIR A UN PSICÓLOGO POR DÉFICIT DE ATENCIÓN? TU HIJO…

Parece no escuchar

No finaliza las tareas, es incapaz de mantener la atención durante el tiempo que requiere la actividad

Se distrae con facilidad

Es olvidadizo

En clase está en las nubes, tiene dificultades para organizar las tareas escolares

Es desordenado y chapucero, comete errores por ser descuidado

Es lento/a para realizar tareas habituales

¿CUÁNDO ACUDIR A UN PSICÓLOGO POR DÉFICIT DE ATENCIÓN CON HIPERACTIVIDAD?

  • A parte de las características que conlleva el déficit de atención, tu hijo…
  • Se mueve mucho (corre, salta, se levanta continuamente de su asiento en clase…)
  • Se expone al riesgo sin pensar en las consecuencias
  • Habla en exceso (interrumpe las conversaciones y no sabe esperar turnos, responden de forma precipitada a las preguntas que se le hacen)
  • Es molesto y en ocasiones provoca el rechazo por parte de los compañeros y adultos

 

 

Divorcios de los Padres

Las cifras de divorcios son muy elevadas. En España va en aumento, aproximándose a un 30% sobre los matrimonios celebrados. Es muy conocida la idea del sufrimiento de los niños cuando los padres se separan. No puede negarse, puesto que se ven a muchos que lo pasan verdaderamente mal ante estos hechos. Sin embargo, desde la experiencia, podemos afirmar que los niños son un reflejo de lo que viven y expresan sus padres.

Asimismo, los síntomas pueden amplificarse por alguna de las siguientes causas: cambio de residencia, escuela y amigos; convivencia forzada con un padre o con miembros de la familia de alguno de ellos; disminución de la acción del padre con el que no conviven; introducción de parejas nuevas de los padres; mala aceptación del divorcio por uno de los padres, conviviendo con una persona deprimida, hostil o que presiona al niño a tomar partido.

¿CUÁNDO ACUDIR A UN PSICÓLOGO? TU HIJO…

  • Ha sufrido una bajada en el rendimiento académico
  • Ha empeorado su auto-concepto (autoestima)
  • Presenta dificultades sociales, que antes no existían
  • Ha desarrollado dificultades emocionales como depresión, miedo (a quedarse solo y abandonados), sentimiento de culpabilidad, ansiedad,…
  • Muestra problemas de conducta (ej. desobediencia)

 

 

Niños Desobedientes

Hay que tener en cuenta que la desobediencia muchas veces es parte del proceso de crecimiento de los niños. Los niños pasan por fases en que desafían. Algunas veces, estos conflictos son demasiado frecuentes hasta formar un problema en la relación entre padres e hijos. Es entonces cuando la terapia es conveniente.

La desobediencia se puede deber a muy diferentes causas: estrés escolar, conflictos entre los padres, celos o conflictos con hermanos o compañeros, problemas con el profesor, dificultades en alguna asignatura; incluso a respuestas irracionales del niño. Pero si este estado se prolonga en el tiempo, los niños se pueden sentir infelices con ellos mismos y reducir su autoestima.

Para tratar este problema es especialmente importante contar con los padres, ya que estos van a ser fundamentales en el descenso de la oposición, desafío y agresividad del niño, a la vez que con el entrenamiento a padres se sentirán mejor y bajará el nivel de estrés familiar.

¿CUÁNDO ACUDIR A UN PSICÓLOGO? TU HIJO…

  • Suele tener accesos de cólera, rabietas, discute con los adultos
  • No cumple con sus tareas
  • Hace cosas que sabe que molestan a otros y acusa de sus errores o problemas a otros
  • Con facilidad se siente molesto o puede ser muy quisquilloso, rencoroso o vengativo

 

Valora este artículo
(0 votos)

Clinica Resel