Está aquí: InicioServicios MedicosConsulta PsicológicaPsicología Tercera Edad

Psicología Tercera Edad

En el ciclo vital de los individuos, el periodo de madurez y, sobre todo, la vejez constituyen episodios cada vez más amplios y complejos desde el punto de vista social y psicológico. La característica más común de la persona mayor es la progresiva confrontación entre experiencia acumulada y deterioro de las capacidades orgánicas.

Existe una marcada tendencia al aumento de la esperanza de vida, particularmente en los países ricos. Sin duda, asociados al bienestar material y a la mayor disponibilidad de recursos sanitarios. La ONU prevé que para el año 2050 el porcentaje de mayores de 60 años supere al infantil para el conjunto de la población mundial, estando España previsiblemente para entonces en el rango de los países más envejecidos.

Terapia

La etapa de envejecimiento implica una serie de cambios (físicos, psicológicos, sociales, de pareja) a los que la persona debe adaptarse, y que puede conllevar problemas psicológicos (depresión, perdida de un ser querido, cambios en el estado de ánimo, perdida de actividades gratificantes, afrontamiento psicológico de la progresiva presencia temática de la muerte…) y/o un deterioro de las capacidades cognitivas (fundamentalmente, memoria y atención), con los que puede necesitar ayuda.

No todos nos adaptamos igual, a veces es necesario el asesoramiento y el tratamiento psicológico para dar apoyo a una entrada al ciclo y la correspondiente adaptación positiva a esta nueva etapa.

 

Rehabilitacion Cognitiva

El envejecimiento en la tercera edad causa a veces pánico, pero envejecer es un proceso normal de la persona que no debe preocupar. Podemos decir que la barrera entre el envejecimiento normal y la demencia esta en la capacidad para seguir realizando las actividades de la vida diaria. Por ejemplo, no es lo mismo olvidar donde has guardado la ropa que olvidar cómo hay que vestirse.

Cuando hay un deterioro de las capacidades cognitivas, el objetivo fundamental es intentar garantizar calidad de vida:

Estimular y mantener las capacidades mentales (orientación temporo-espacial, atención y concentración, percepción, memoria, lenguaje, habilidades aritméticas, razonamiento, organización…)

Dar seguridad e incrementar la autonomía del paciente

Evitar la desconexión del entorno y fortalecer las relaciones sociales

Mejorar la capacidad de vida

Valora este artículo
(0 votos)
Más en esta categoría: Psicología Adultos »

Clinica Resel